Viiip Expreees. Trabajo doméstico

El otro día en mi café matutino me embobé mirando a una mujer. Parecía que estuviese tomándose su segundo café y eran las nueve y pico de la mañana. La mujer llevaba varias bolsas, en una claramente llevaba tomates, la otra iba llenita de productos de limpieza. Desde hace unos años llevo dándole vueltas a esto del trabajo doméstico, la mujer, la arquitectura, la vivienda, y lo cierto es que es un tema que nunca se agota. Rebusco, escarbo y siempre encuentro algún hilo del que tirar y sacar información esclarecedora. Allá voy:

Ellens Richards

“Es la tendencia inconfundible del progreso económico e industrial moderno el apartar de la casa todos los procesos de fabricación…Se retirará una cosa tras otra, hasta que quedan sólo el cocinar y el limpiar y ninguno de estos dos procesos…deja tras de sí resultados para recompensar al trabajador como lo hacían (…) el hilar, tejer, y fabricar jabón. Lo que se cocina en un momento se come en el siguiente; la limpieza de un día se debe repetir al día siguiente, y la desesperación de todo esto ha penetrado profundamente en el alma de las mujeres.”

Ellen Richards, “Housekeeping in the Twentieth Century”, 1900

Y cómo de veraz será tal reflexión, que muchos años después Angela Davis hacía referencia a lo mismo en el último capítulo de su libro “Mujeres, raza y clase” que escribió en 1981. Alucinada por tan gratificante coincidencia empecé a hilar cuál mujer preindustrial del norte de EEUU y entre tanto teje y maneje salieron preguntas sobre qué es el trabajo doméstico hoy en día. De momento os dejo aquí el retal de Angela Davis que trascribo de su libro :

“La aparición de la concepción burguesa de la mujer como eterna sirvienta del hombre es en sí misma una historia reveladora. Dentro de la historia relativamente corta de Estados Unidos, el “ama de casa”, en tanto que producto histórico acabado, apenas cuenta con más de un siglo de antigüedad. Durante el período colonial, el trabajo doméstico era completamente distinto a la rutina del trabajo diario que hoy realiza el ama de casa estadounidense.

El trabajo de una mujer comienza cuando sale el sol y continúa bajo la lumbre hasta que no puede mantener los ojos abiertos. Durante dos siglos, prácticamente todo lo que una familia utilizaba o comía se producía en el hogar bajo su batuta. Ella teñía y hacía girar en la rueca el hilo con el que tejía la tela que cortaba y cosía a mano para hacer la ropa. Cultivaba gran parte de la comida que servía para alimentar a su familia y guardaba la suficiente para pasar el invierno. Hacía la mantequilla, el queso, el pan, las velas y el jabón y zurcía las medias de su familia (1).

En la economía agraria de la América del Norte preindustrial, una mujer que realizaba las tareas de la casa era hilandera, tejedora y costurera, además de panadera, mantequera y elaboradora de velas, de jabón y de un largo etcétera. De hecho,

[…] las presiones del ritmo de la producción doméstica dejaban muy poco tiempo para las labores que hoy en día indentificaríamos como trabajo doméstico. Según los criterios actuales, las mujeres de la época anterior a la Revolución Industrial eran unas amas de casa descuidadas. En lugar de la limpieza diaria o semanal, se hacía la limpieza de primavera. Las comidas eran simples y repetitivas, los miembros de la familia pocas veces se cambiaban de ropa, además de dejar que la ropa sucia de la casa se acumulara, y la colada se hacía una vez al mes o, en algunos hogares, una vez cada tres meses. Y, por supuesto, dado que cada colada requería transportar o calentar muchos cubos de agua, fácilmente se descartaban unos elevados niveles de limpieza.(2)”

Comedor escolar, principios S.XX

Ellen Richards nació en el norte de los Estados Unidos y vivió el cambio de la mujer productora doméstica preindustrial a la mujer “ama de casa”. En ese período anterior a la industria se entiende que la mujer alimentase a la familia con comidas “simples y repetitivas” ya que trabajaba hasta que no podía “mantener los ojos abiertos”. A ver quién se pone a experimentar en la cocina cuando hay que zurcir medias, hacer jabón, hilar…etc. Se desconocía cuán de importante era la nutrición para la vida diaria y no había tiempo para ello. Entonces Ellen, química y preocupada por la alimentación inició en 1890 una Cocina Popular de la Nueva Inglaterra para la clase trabajadora y así enseñar sus conocimientos sobre los hábitos alimenticios, dedicarle el espacio y tiempo suficiente como para mejorar la salud de las personas de la clase trabajadora. Resultó ser un fiasco, ya que la gente prefería preparase su comida en casa (esto es otro hilo del que tirar, ¿tal vez porque serían migrantes y tendrían su propia cultura culinaria?). Supongo que Ellen no se rindió en su primer intento, siguió afinando su búsqueda de cuidar la nutrición en nuestra cotidianeidad en pos de la salud porque unos años más tarde, en 1894, instaló lo que se conoce hoy como “comedor escolar”. ¡Toma ya! Al principio fue una cosa sólo de la institución educativa, pero luego se extendió a los hospitales, orfanatos, prisiones, hoteles…hasta nuestros días en los que nos resulta complicado imaginar una institución pública sin un lugar en el que “tomarnos un tentempié”, o un colegio sin el servicio de comedor que por otra parte ayuda a que la familia del estudiante pueda tener un trabajo productivo fuera del hogar, o tiene la opción de que su trabajo esté en el hogar y prepare todos los días la comida a sus hijos.

Este matiz es importante, el poder elegir.

¿Creeis que ha cambiado la forma de las ciudades por esta innovación en el hábito alimenticio? ¿qué ocurriría al medio día en Madrid si todas las personas volviesen a su “casa” a comer? ¿es esto un aspecto arquitectónico?

Después de la revolución industrial muchas de las actividades productivas del ámbito doméstico, se mecanizaron. Ya no había que tejer, ni zurcir, ni recolectar…había máquinas que hacían esto de una manera más rápida y eran los hombres los que iban a las fábricas (cuando no estaban en guerra claro) . De repente el trabajo de la mujer se redujo a la limpieza y la comida, y digo redujo porque espacialmente su ámbito era mucho más pequeño y mucho menos creativo, sobretodo en lo que se refiere a la limpieza doméstica.

Por suerte y gracias a la insistencia de Ellen y a todo su contexto socioeconómico, se colectivizaron las comidas, se externalizaron del ámbito doméstico y la trabajadora doméstica pudo trabajar más desahogada. Parte de la comida entró a formar parte del ciclo industrial (¡hasta nuestros días! otro hilo del que tirar por cierto…) y por tanto era un trabajo productivo reconocido. Todos necesitamos comer y si la comida es saludable nuestra disposición también pero, ¿qué pasó con la limpieza? La limpieza pasó de ser un trabajo doméstico que se hacía cada estación (pongamos siendo un poco descuidados) a ser un objeto de consumo diario; de las fábricas llegaban miles de productos que podías comprar para que tu casa estuviese cada vez más limpia. Evidentemente no se podría externalizar la vivienda porque lo que se limpia es la propia vivienda, ejé, pero ¿se puede industrializar?¿hay espacio para la investigación en la limpieza doméstica a gran escala?¿podría afectar a la práctica de la arquitectura? ¿qué ocurriría si existiera un servicio doméstico público pagado por el estado? ¿os imagináis que un funcionario de limpieza doméstica se encontrase limpiando su propia casa? ¿cómo definiríamos entonces el mínimo de higiene que el estado debería de garantizar?

(1) B. Wertheimer, We Were There: The Story of Working Women in América,1977

(2) B. Eherenreich y D. English, “Microbes and the Manufacture of Housework”, 1978

En coloretesplit

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s