La cocina_Espacios feminizados en rebelión

ArquitectOs del mundo europeo, ENTERARSE:

LA COCINA NO ES UN ESPACIO RESIDUAL DE LA VIVIENDA

Para tronchar un cebolla se necesita luz, y NO luz difusa del norte, NO, una buena luz amarillenta que te permita no tener que encender el interruptor.

En cocinar un cocido se tarda por lo menos dos horas, entre el caldo, la ropa vieja, cortar los ingredientes, y acompañar el plato con alguna cosica más. Dos horas en la cocina. A veces incluso se enchufa (sí son importantes más enchufes a parte de los correspondientes a los electrodomésticos, pero no dos, y en el mismo sitio, varios y en lugares diferentes) la tele, la batidora, la radio, el ordenador…

Entonces, recuerden señores que hay una persona que está parte de la mañana en la cocina, por poner un rato en el que está en la cocina. Actualmente esa persona se encuentra en un espacio frío, en sombra, normalmente pequeño, y sin salida al exterior o con salida a un mini patio o a una galería, que por otra parte tiene que estar bien escondida no vaya a ser que se vean las vergüenzas de la vecina, aunque luego a todos os gusta mirarle el culo tanguero.

No es sólo eso, sino que también hay veces que cocinan dos, o tres, o incluso cuatro personas, depende del número de habitantes de la casa. Y nunca hay espacio. Siempre se margina a una única persona a cocinar.

El camarote de los hermanos Marx está guay como experiencia, no como rutina 😉

A veces también, es verano, llega, es una cosa que va a así, coge va y llega el verano. Y hace un calor de muerte y los fuegos te encienden los sudores. Para ello está bien que corra el aire, que se empuje aire de un lado al otro, da lo mismo hacia donde (si te de igual que toda la casa huela a sardina claro) pero que corra. También está guay esto de la brisa higiénica porque se utilizan muchos productos de limpieza que acaban dejándole majara a una (servidora) a no ser oye, que abriendo una ventana aquí y otra allá, el producto se disipe rápido.

Más cosas, eso de poner la galería pegadica a la cocina…mhmm. Tengo mis dudas. ¿Alguna vez te has puesto una camiseta limpia que olía al bakalao que ha hecho la del primero? Dos conclusiones. Una, la galería (donde se tiende la ropa, para quienes andéis despistados) no puede ser lo mismo que el patio por donde salen todos los humos de la cocina. Y dos, la galería pegada a la cocina en el mismo hueco por donde corre ese aire sardinero que hemos hablado antes…pues, bueno, la ropa interior la tenemos perfumada.

Creo que podría continuar hablando sobre la cocina y de cómo se nota que hasta ahora, los que la diseñaban no sabían hacer ni un huevo frito. Está bien, la arquitectura ha sido hasta hace poco una disciplina masculina, pero ahora que nosotras también estamos aquí, revindiquemos los “espacios residuales”, aquellos donde el pensamiento masculino (y hablo culturalmente por supuesto), todavía está llegando. Esta mofilla arrastra observaciones desde hace tiempo de cómo la cocina era siempre el patito feo de la casa, sobretodo en la arquitectura de la vanguardia donde las situaciones límite de la posguerra acentuaban mucho más el diseño arquitectónico desde la mente masculinizada.

Que sí, que ahora con la aparición del microondas y del congelador las cosas han cambiado mucho, pero aún así, existen los olores, a veces también el gusto por cocinar, el fregar la vajilla que no se puede meter en el lavavajillas…

Aquí os dejo una cocina feminizada de Catherine E. Beecher (1800-1878). Esta mujer se hacía llamar a sí misma Ingeniera Doméstica, era neoyorkina y no era feminista, simplemente se dedicaba a mejorar el espacio de trabajo doméstico (que en aquella época estaba totalmente conquistado por el género femenino). En la planta se ve claramente las dimensiones de la cocina, (supongo que está orientada a Norte) los huecos al exterior…en definitiva la importancia de este espacio en la vivienda visto desde el propio habitante y actriz del lugar.

  • a, Porch.
  • b, Entry.
  • c, Stairs.
  • d, Parlor, 16 by 20 feet.
  • e, Dining-room, 16 by 16 feet.
  • f, Kitchen.
  • g, g, g, Bedpresses.
  • h, h, h, h, Closets.
  • i, Store-closet.
  • j, Back entry and Sink.
  • p, Cellar stairs.
  • o, o, o, Fireplaces.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s