Slums_Virginio Bettini

teoría de las zonas concéntricas ecológico-sociales de Brugess

“(…) la Escuela sociológica de Chicago descubrieron la competencia por el espacio urbano más favorable, verificando que la primera elección de las mejores parecelas del terreno era invitablemente llevada a cabo por quien podía pagar los precios más altos, y que la zona central de los negocios se desarrollba en el lugar más favorable para las empresas, para las instituciones financieras y para las oficinas de los profesionales, transformándose en el cuartel general de las corporaciones y en el lugar elegido para los grandes hoteles de lujo que eran quienes podían conseguir el máximo provecho del terreno y se permitían, por tanto, pagarlo caro. Fuera del distrito de los negocios se situaban los almacenes, las industrias ligeras y otras actividades que se benefician de la cercanía con el centro: entre ellas, quien más pueda permitirse pagar más, estará más cercano al centro. Cerca de las industrias, la tierra no es apetecible para uso residencial a causa de los ruidos, de los olores y de los muchos venenos esparcidos por sus actividades. En estas zonas, por tanto se aglomeran las poblaciones de baja renta: no sólo habitan cerca de sus lugares de trabajo, sino que se benefician de la disparidad existente entre el valor del suelo y del valor de los alquileres a lo largo de la línea de expansión de la zona industrial.

(…) El slum, que con frecuencia es la residencia de los inmigrantes de primera generación, es la zona desorganizada por excelencia, en la cual las diversas funciones urbanas no están separadas, sino que coexisten. Esta zona está desorganizada no porque esté habitada por personas que fueran ya de por sí “desordenadas” en sus lugares de origen, sino porque es el invitable resultado de una transición demasiado rápida de una sociedad campesina preindustrial a una civilización urbana altamente mecanizada.

(…) La naturalidad de estos fenómenos es únicamente debida a la “no planificación”, por cuanto el orden que se deriva no es el resultado de un diseño, sino una manifestación de una tendencia. El error fundamental de los “ecólogos urbanos” de Chicago es describir como fenómeno natural lo que en realidad es producto de la historia y, como tal, lo más opuesto a lo natural, inmutable e inexorable. ”

Elementos de ecología urbana, Virginio Bettini, ed. trotta, 1998

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s